03/12/2016 Arba clausuró casi 700 comercios en toda la provincia en lo que va de 2010  
 
 

La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires efectivizó, en lo que va de 2010, casi 700 clausuras en comercios de todo el territorio bonaerense, luego de detectar distintas infracciones previstas en el artículo 64 del Código Fiscal. Las sanciones, que se cumplimentaron de acuerdo al encuadre legal que rige para estos casos, fueron llevadas adelante por la Gerencia de Operaciones Fedatarias de Arba.

Entre las infracciones que motivaron las clausuras pueden enumerarse: la no inscripción en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos; la falta de pago de este tributo o la no presentación de declaración jurada; la no emisión de comprobantes de venta; y la carencia de documentación que respalde el origen de la mercadería o los bienes que se encuentren en el local comercial.

El origen de los procedimientos que terminaron, posteriormente, con las clausuras de comercios fueron los distintos operativos de control y fiscalización que desarrolla Arba cotidianamente. Durante las acciones fiscalizadoras, los inspectores detectaron infracciones que, acorde a la normativa legal, condujeron a la clausura de los casi 700 locales. Entre las localidades con más sanciones en este 2010 se encuentran Mar del Plata, con 201 clausuras; La Plata, con 81; y el Partido de La Costa, con 42 casos.

Al referirse a estos procedimientos, el titular de la Agencia de Recaudación, Lic. Martín Di Bella, aseguró que “las herramientas legales con las que cuenta Arba para clausurar comercios son un mecanismo fundamental de administración tributaria. La clausura es un elemento tanto de sanción como de persuasión, y constituye la última instancia para que ciertos contribuyentes reticentes dejen de lado las irregularidades y actúen dentro de la legalidad fiscal”, explicó.

Di Bella recalcó que “Arba se mantendrá inflexible con quienes realicen maniobras de evasión o no muestren voluntad de ponerse al día; pero siempre contemplará la situación de aquellos contribuyentes que quieran regularizar su situación fiscal”.

En el transcurso de este año se clausuraron comercios por 1, 2, 3 y hasta 4 días. Cabe subrayar que, aunque las clausuras pueden ser de 4 a 10 días, muchas veces los contribuyentes manifiestan la aceptación de su infracción, y debido a ello las sanciones pueden ser morigeradas o reducidas, de acuerdo a lo preestablecido por la normativa fiscal.

Entre los rubros comerciales donde Arba constató mayor cantidad de infracciones en lo que va de 2010, se encuentran los locales de venta de ropa, restaurantes y pubs, así como también numerosos supermercados. En tanto que la infracción más frecuente fue la no emisión de ticket o factura (40% de los casos), la no inscripción de la actividad (17%), la falta de declaración jurada o pago del Impuesto sobre los Ingresos Brutos (13%), y la carencia del certificado de domicilio (15%), entre otras contravenciones.

La sanción de clausura cuenta con aval legal

La clausura de establecimientos rige desde hace muchísimos años en la legislación fiscal, y tiene una operatoria similar tanto en territorio bonaerense como en la Nación y el resto de las provincias. El objetivo de la sanción es reprimir ciertas infracciones que están vinculadas con el incumplimiento de importantes deberes tributarios.

Di Bella destacó el consenso que existe en torno a este procedimiento de sanción y afirmó que “la razonabilidad y constitucionalidad de la herramienta de clausura ha sido confirmada por los más altos tribunales locales y nacionales, y no sólo como elemento de punición, sino también como mecanismo que contribuye a erradicar la evasión y, por ende, al logro de la equidad tributaria. A través de la clausura se busca que el contribuyente modifique su inconducta impositiva y regularice su situación fiscal”, argumentó.

Todo el proceder de Arba en relación al acto de clausura se basa en parámetros legales que están avalados por la jurisprudencia tributaria y, además, cabe destacar que el mecanismo de sanción prevé, expresamente, que el contribuyente pueda recurrir a la Justicia en caso de que lo considere necesario. Es decir que el Poder Judicial tiene a su cargo la facultad de evaluar la situación y, si analiza que corresponde, puede suspender la clausura hasta tanto se dicte sentencia.

Procedimiento de Arba para clausurar establecimientos en infracción

-Arba puede clausurar de 4 a 10 días un establecimiento si detecta alguna de las siguientes infracciones: que no emitan facturas o comprobantes de ventas, locaciones o prestaciones de servicio, o no conserven sus duplicados; que se hallen en posesión de bienes o mercaderías sobre cuya adquisición no aporten facturas o comprobantes; que no lleven anotaciones o registro de sus adquisiciones de bienes o servicios, o de sus ventas, locaciones o prestaciones; que recurran a entes o personas jurídicas manifiestamente improcedentes, adoptadas para evadir gravámenes; que no mantengan en condiciones de operatividad los soportes magnéticos que contengan datos vinculados con la materia imponible; que no exhiban dentro de los 5 días de solicitados por la Agencia los comprobantes de pago que les sean requeridos; que usen comprobantes o documentos que no reúnan los requisitos exigidos por Arba; que no posean el certificado de domicilio; o que no se encuentren inscriptos como contribuyentes o responsables, cuando tuvieren obligación de hacerlo.

-Una vez que los inspectores de Arba constatan la infracción, labran un acta y, luego, notifican al infractor, explicándole las faltas verificadas, las normas infringidas y el derecho a interponer un descargo dentro de los cinco días siguientes.

-Si el contribuyente decide presentar un descargo, el juez administrativo debe resolver la situación dentro de los 10 días, dictando si se archiva la medida o se sanciona al infractor. En caso de que el dictamen ratifique la sanción, se le hace saber al contribuyente que puede interponer un recurso de apelación.

-El recurso de apelación debe presentarse dentro de los 5 días de notificada la resolución de clausura. Cuando se interpone la apelación, el caso pasa a manos del juzgado correccional competente. Dado que el recurso tiene sólo efecto devolutivo, Arba podría llevar adelante la clausura sin esperar la sentencia judicial. Sin embargo, el propio Código Fiscal dispone que el juez, a pedido de parte, pueda disponer el efecto suspensivo. Cabe destacar aquí que Arba nunca efectivizó una clausura apelada por un contribuyente. En caso de que exista una apelación, la Agencia siempre espera la devolución con sentencia del juez, para actuar de acuerdo a ella.


 
  www.lavozdetandil.com.ar | lavozdetandil@speedy.com.ar  
 

Empresa Editora: EDITORIAL LA CAPITAL S.A.
Diario: La Voz de Tandill
Redacción, administración y publicidad
Av. Del Valle 1202 - Tandil | Teléfono - Fax (02293) 44-8008 | 44-2144