26/09/2016 Condenaron a ocho años de prisión al acusado de un par de asaltos  
 
 

Tal como se había detallado en ediciones pasadas, tras escuchar a las víctimas y testigos citados a la audiencia de debate, para el ministerio público fiscal habían quedado acreditados los hechos como la autoría del acusado, pidiendo en consecuencia la pena de 10 años de prisión por el delito caratulado robo calificado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no se acreditó, dos hechos, en concurso real.

La Defensa, en tanto, había cuestionado la prueba ventilada como el accionar del procedimiento que derivó en la imputación de su representado, pidiendo la absolución.

Para los jueces Pablo Galli, Agustín Echeverría y Guillermo Arecha, los sucesos ventilados se condicen con lo alegado por el fiscal, resolviendo un fallo condenatorio y dictando la pena de ocho años de prisión para Luis Gabriel Díaz.

Se trata de dos asaltos por el que el sospechoso quedó apresado fundamentalmente por el reconocimiento de los testigos, que lo reconocieron por los distintivos rasgos de su rostro, a pesar que llevaba una media can can que cubría su cara.

Ahora para el Tribunal, Díaz resultó responsable de los robos perpetrados en febrero y marzo de 2009. Más precisamente, el primero ocurrió alrededor de las 21.30 del viernes 13 de febrero de 2009, cuando el sindicado ingresó al polirubro "Alvear", de Avenida Alvear 148, tratando de ocultar su rostro con una media colocada en la cabeza y portando en su cintura un arma de fuego con la que luego exhibiría para amenazar con disparar si no se obedecían sus órdenes. Así exigió al propietario la entrega del dinero de la recaudación, apoderándose de unos 200 pesos en efectivo y tarjetas telefónicas (por el mismo valor), para inmediatamente a ello retirarse del lugar con el botín.

El segundo de los sucesos reseñados, se remonta al 19 de marzo de 2009, cuando aproximadamente a las 20.40 presuntamente el mismo sospechoso ingresó al local "Frigorífico Pampa", de Avenida Avellaneda esquina Rodríguez, previo intimidar a la cajera del comercio con un arma de fuego tipo revolver, se apoderó de la suma de dinero aproximada en dos mil pesos, para luego darse a la fuga.

Como se había señalado durante la audiencia oral y pública, el reconocimiento de las víctimas de los hechos fueron contundentes y verosímiles para los magistrados, a pesar de la utilización de una medida tipo can can en su rostro, dado que sus rasgos fueron fácilmente reconocibles, como ser el tamaño de su nariz y su cara alargada, según supieron describir oportunamente los testigos.

Esos datos, más su contextura física fueron determinantes para el día en que participó de la exhibición de fotos, donde entre todas las fotos que miró, solamente Díaz era quien reunía esas características, además de destacar que sin duda esa era la persona que realmente se parecía en un todo al sujeto que ingresó a su negocio.

Tampoco se dejó de indicar -como lo había hecho el propio fiscal- que al practicársele el reconocimiento en fila, nuevamente al ver a Díaz, no hubo dudas en identificar a la misma persona como el sujeto que lo había asaltado y que a su vez lo reconociese en la audiencia.

 
  www.lavozdetandil.com.ar | lavozdetandil@speedy.com.ar  
 

Empresa Editora: EDITORIAL LA CAPITAL S.A.
Diario: La Voz de Tandill
Redacción, administración y publicidad
Av. Del Valle 1202 - Tandil | Teléfono - Fax (02293) 44-8008 | 44-2144