03/12/2016 Investigan presunta organización vinculada a los procesos de adopción  
 

Un complejo entramado delictivo estaría siendo investigado por estas horas desde ámbitos judiciales, a partir de ciertas anomalías que se habrían detectado en un caso de una mujer extranjera que pretendía dar en adopción a su hijo recién nacido.

Lisa y llanamente se sospecha de una red de prostitución y trata de personas, en la cual involucraría, según esa hipótesis a actores insospechados.

A saber, la historia refiere a una mujer extranjera que ejercía la prostitución en nuestra ciudad y mantuvo un noviazgo con un joven de la misma nacionalidad, relación de la cual se gestó un embarazo.

La mujer, madre de otros cinco chicos que viven en su país natal y a los que les manda una mensualidad producto de su trabajo de prostituta, terminó la relación con el novio y, desamparada, intentó retomar su “oficio”.

Sin embargo, el encargado de regentear el cabaret donde ejercía no la dejó frente a su embarazo. Así fue que la mujer comenzó a consultar a distintos actores hasta que llega a organismos oficiales con la intención de dar en adopción al bebé por nacer.

Desde dichos organismos se comenzaron a realizar las entrevistas, evaluaciones pertinentes, rumbo a lo que resultaría una futura adopción que sería contemplada en el lista de guardadores que el juzgado de Familia posee.

Pasaron los días, semanas, y la mujer cambió de decisión. Dijo que se había arrepentido y no quería dejar a su bebé por nacer, hasta que pasados otros tantos días, volvería sobre sus pasos con la primera intención. Con una salvedad. Ahora su bebé por nacer quería dárselo a un matrimonio conocido, donde actualmente estaba viviendo.

El nuevo escenario llamó la atención a los funcionarios judiciales, que comenzaron a sospechar sobre un entramado cuasi mafioso del cual involucraría a terceros cuya intención, al entender de los judiciales, perseguirían otros objetivos.

Aparecerían letradas, una de parte del matrimonio interesado en quedarse con la criatura y otra en representación de la madre, insistiendo en la intención de ésta por dejar en guarda a su bebé por nacer a esta pareja, aunque desde la Justicia de Familia se resolvió ir por otro carril, insistiendo en una hipótesis muy delicada, que hace al montaje de una especie de organización vinculada a una red de prostitución (a partir de cómo llegó la mujer y dónde ejercía su trabajo) a la entrega irregular de un bebé en adopción.

En los pasillos del Hospital, donde finalmente parió a su bebé la mujer, sanitaristas reconocen las horas de tensión vividas en el pasillo de neonatología, a partir de aquella pareja y su respectiva abogada interesada en saber qué pasaba con el bebé y las profesionales que la justicia había emplazado en el lugar para que no ocurriera lo que todos sospechaban que podía pasar.

Así fue que desde Familia se resolvió que la madre no tuviera contacto alguno con su bebé, quien finalmente -hasta la fecha- está institucionalizado en un hogar de contención. Sí, pasados los días, se aceptó que la mujer fuera al hogar a amamantar a su criatura, hasta tanto se definía la espinosa situación que, a estas alturas, consta de acusaciones cruzadas.

En ese lapso, la mujer dejó de ir al hogar, había vuelto a su país natal, supuestamente sin notificación alguna de lo que había emprendido. Pasados los días, la mujer volvería, con otro de sus hijos, el más chiquito de apenas cuatro años a vivir nuevamente a la casa con aquel matrimonio interesado en quedarse con el bebé.

Cabe consignar que mientras desde la Justicia de Familia se sospecha de aquel citado delito, la otra parte interesada habla de nulidades en el expediente, a partir de decisiones judiciales que no se ajustarían a derecho, además de otras cuestiones que hacen al manejo de las adopciones y, obviamente, ponen en crisis las resoluciones de la magistrada interviniente.

Así las cosas, e independientemente de lo que deparen las delicadas ramificaciones que podrían derivar la pesquisa (se especula que si la hipótesis judicial se sustenta debería darse traslado a la justicia penal), queda en evidencia un complejo entramado social que pocas veces -más nunca- sale a la luz, acerca del proceso de adopciones y cómo es el seguimiento como los criterios a imponer para la parturienta como el bebé. Se habla de trata de personas y de acciones anómalas en el proceso de adopciones. Desde los actores judiciales intervinientes se confió estar dispuestos a ir a fondo. El resto de los involucrados amenaza con contraatacar con severas acusaciones. El tiempo será testigo hasta dónde se quiere dejar al descubierto lo que verdaderamente pasa o es mera fantasía de un pueblo que dejó de ser tal.

 
  www.lavozdetandil.com.ar | lavozdetandil@speedy.com.ar  
 

Empresa Editora: EDITORIAL LA CAPITAL S.A.
Diario: La Voz de Tandill
Redacción, administración y publicidad
Av. Del Valle 1202 - Tandil | Teléfono - Fax (02293) 44-8008 | 44-2144