13/03/2018

Mundo VOLVER

Trump viaja a California para ver prototipos del muro en la frontera con México

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegará hoy a California

por primera vez desde que asumió, en una visita para evaluar ocho

prototipos del muro anti inmigrantes que pretende levantar en la frontera

con México, una polémica iniciativa que ha contribuido a las tensiones con

el liderazgo demócrata del estado.

En este contexto, las autoridades de California destacaron los avances

en materia económica y las medidas progresistas en una región que, dicen,

va en dirección opuesta a la del gobierno federal.

"En California nos estamos enfocando en puentes, no en muros. Y eso es más

que solo una forma de hablar", aseguró el gobernador de California, el

demócrata Jerry Brown, en una carta enviada hoy a Trump, informó la agencia

de noticias EFE.

Brown, que ha concentrado la disputa contra el gobierno de Trump en temas

como el medio ambiente y la inmigración, invitó al presidente a conocer las

razones por las que el estado es una de las mayores economías del mundo.

Por ello, instó al mandatario a completar su visita a los prototipos del

muro que se levantaron en San Diego, en el sur del estado, con otra a las

obras que realizan en el Valle Central, donde se construye la "primera y

única" línea ferroviaria de alta velocidad del país.

"Tenemos un sistema de trenes de clase mundial en construcción. Lo

invitamos a subir abordo y a verdaderamente 'Hacer a Estados Unidos grande

de nuevo'", pidió Brown a Trump en la carta, en alusión al conocido eslogan

de campaña del mandatario.

En el mismo tono, el fiscal general de California, Xavier Becerra, dijo en

una teleconferencia que esperaba que el mandatario comprenda la magnitud de

los logros económicos y legislativos que han permitido destacar al

denominado Estado Dorado.

El fiscal, que ha demandado 28 veces al gobierno de Trump en áreas como la

inmigración, uno de los pilares de la presidencia de Trump, resaltó las

estrictas leyes que han aprobado para lograr un mayor control de la venta

de las armas y de las que el gobierno federal, dijo, debería tomar ejemplo.

Al igual que el gobernador, Becerra reiteró el compromiso de la región con

los inmigrantes y defendió la constitucionalidad de medidas como la ley SB

54, que convirtió en enero pasado a California en un "santuario de

inmigrantes", uno de los principales frentes de disputa con Washington.

"Vamos a continuar nuestro proceso, trabajando duro sin importar lo que

pase en Washington. California continuará explorando las vías para

conseguir energía limpia, y no perforando para buscar petróleo en nuestras

costas. Continuaremos protegiendo la salud de nuestros residentes y dando

seguridad a familias inmigrantes", dijo.

Hace una semana, el Departamento de Justicia federal demandó a California

por usar todo su poder, "y el que no tiene", para impedir la aplicación de

las leyes de inmigración, de competencia federal.

"Voy a utilizar todos los poderes a mi disposición para detenerlos",

advirtió el fiscal general del Estado, Jeff Sessions, la semana pasada en

su visita a California, en una antesala del viaje de Trump.

Por su parte, el presidente del Senado californiano, el demócrata Kevin de

León, líderes sindicales y de varias organizaciones comunitarias y

defensores de los "soñadores" también mostrarán su rechazo a Trump en una

protesta convocada en Beverly Hills, en Los Ángeles, donde está previsto

que el mandatario encabece un acto de recaudación de fondos para su campaña

para la reelección en 2020. 

Los llamados a la acción por la visita del presidente llegan de numerosos

frentes de California, y las convocatorias a protestar se diseminan por las

redes sociales y cobran cada vez más fuerza, con un mensaje de rechazo

claro.

"Le vamos a decir que es una persona no grata en este estado, que no lo

queremos aquí por racista, xenófobo, por atacar a las mujeres, los

musulmanes, la comunidad LGBT", explicó Ron Gochez, vocero de Unión del

Barrio, grupo de activistas que logró el año pasado convocar una de las

mayores protestas para expresar el descontento por la llegada de Trump a la

Presidencia, en declaraciones a EFE.

Estos activistas realizaron hoy una demostración junto a los prototipos que

se levantaron en San Diego, como preámbulo a la visita de Trump para ver el

avance de uno de sus grandes promesas electorales, su ansiado muro

fronterizo con México.

Si bien la construcción del muro es una obsesión de Trump desde sus épocas

de campaña, fue el demócrata Bill Clinton (1993-2001) quien comenzó a

sellar la frontera. Actualmente, unos 1.130 de los más de 3.000 kilómetros

de la frontera están cerrados con, entre otras cosas, verjas y vallas de

metal de unos tres metros de altura.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UNA COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.