14/03/2019

Locales VOLVER

La Cámara Empresaria distinguió a mujeres destacadas de la ciudad

Luego de diferentes actos desarrollados la semana pasada para celebrar el Día Internacional de la Mujer, anoche, la Cámara Empresaria, junto al Municipio y la Unicen, llevaron a cabo un nuevo encuentro que marcó la continuidad a las acciones que se proponen para destacar la importancia del 8 de marzo como jornada de reconocimiento a la lucha de las mujeres.

El evento, que tuvo lugar en la sede de la Cámara, se denominó "Mujeres de Mi Ciudad", en la cual fueron reconocidas varias mujeres tandilenses que desempeñan un rol digno de poner en relevancia en nuestra sociedad, ya sea por vocación, dedicación, compromiso o emprendimiento.

Cada una de las protagonistas destacadas ayer, contó, en primera persona -en un living distendido e interactivo-, las experiencias que a lo largo de años de trabajo las convirtieron en dignas de este reconocimiento público.

Por otra parte, también hubo menciones para otras mujeres que día a día luchan en pos de un cambio social y a quienes se las reconoce como referentes comprometidas, pujantes y con sus ojos puestos en el objetivo diario de construir un futuro distinto.

LAS DESTACADAS

Gladys Reboredo: Jefa de Enfermeros de Neonatología del Hospital Santamarina, nacida en Rauch, pero considerada una tandilense más, hace 30 años que trabaja en el ámbito de la salud. Junto a un equipo de 14 enfermeros, se dedica al cuidado diario de bebés y de cuidados intensivos y asistencia permanente en Neonatología. Además, se encarga de una tarea de asistencia en el hogar, ya que por las noches visita a sus pequeños pacientes, sus hogares y condiciones en las que cada uno regresará a casa.

Catalina Granel: Fundadora de Reinventar Tandil, una ONG que funciona desde 2005 en Tandil. Con sus 13 años de compromiso, lleva adelante la misión de la organización, utilizando el hockey como la herramienta para el aprendizaje e incorporación de valores que se adquieren con la práctica del deporte. Reinventar ha logrado revitalizar uno de los sectores más vulnerables de nuestra ciudad y cumplir con el sueño de una cancha de césped propia, además de disminuir en un alto grado, la deserción escolar y reducir la tasa de embarazos precoces y adicciones en los jóvenes.

Luján Márquez y Mayra Gini: Luján tiene 38 años, es madre de Tomás, Tobías, Juan Manuel y "Pili". Ella es Subteniente y trabaja en el Cuartel de Bomberos de Tandil desde 2006, donde cumple funciones de control de incendios de todo tipo, rescatista de personas, entre otras. Se destaca por su dedicación y compromiso con la institución y compromiso con la institución y la comunidad, trabajando y capacitándose permanentemente para brindar un mejor servicio de rspueta en emergencias. Sus compañeros la reconocen como una persona motivadora, proactiva y sobre todo por ser una excelente compañera.

Mayra tiene 41 años, es madre de Sergio, Lucas, Mateo e India y es Subteniente del Cuartel de Bomberos de Tandil desde 2006. Su función en la estación es la de chofer de autobomba, control d eincendios, rescate de personas, etc. Se destaca por desempeñar su vocación de servicio con dedicación y esfuerzo. Es meritorio reconocerla, además, por ser la primera mujer chofer de autombombas de nuestra ciudad, lo que deja de manifiesto su grado de versatilidad para el trabajo.

Además, también fueron reconocidas por su tarea, Juana Vallarino, ex Directora de Polivalente; Ana Fazekas, de Cannabis Medicinal Tandil; y Mirta de Vega, de la empresa Produlac, quienes contaron parte de su historia en el living, junto a la Directora de Políticas de Género del Municipio, Andrea Rosetti.

En diálogo con La Voz, Vallarino se mostró agradecida por el agasajo y recordó que formó parte de la vida de Polivalente "desde que nació, prácticamente".

"Comencé como profesora de pintura y luchando todos los años hasta que se llegó al edificio nuevo. Siempre di clase hasta el 2003, que pasé también a ser Directora. Paulatinamente, como la escuela es muy grande y el trabajo directivo es muy arduo, fui dejando el aula y me dediqué a full a la dirección con el horario extendidísimo", rememoró luego.

Y destacó, ante la inminencia de la inauguración del edificio de 4 de Abril y Sarmiento, "que fue una lucha que valió la pena y que no me arrepiento de nada de lo que se hizo, de los compañeros que tuve en el trabajo, porque esto sola nos e hace. Y el orgullo más grande es que me fui hace cuatro años de la escuela y se siguieron haciendo cosas con el mismo entusiasmo y se terminaron muchas cosas que una había empezado. O sea que el espíritu quedó".

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UNA COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.