05/05/2019

Locales VOLVER

Realizaron demostración sobre construcción con telgopor recuperado

La ONG PuntoVerde Tandil, junto a la Dirección de Medio Ambiente y Dirección de Vialidad del Municipio de Tandil, alumnos voluntarios de la Facultad de Humanas de Unicen y la empresa Ferrosur, desarrollan un proyecto de molienda y comercialización de bolitas de telgopor recuperado y el pasado sábado, se llevó a cabo una jornada de demostración de la construcción de los denominados "Ladrillos Verdes".

El poliestireno expandido (EPS) o telgopor es un material plástico no biodegradable. Los embalajes de EPS que vienen junto a electrodomésticos son un residuo generado tanto en los hogares como en los comercios, son livianos pero muy voluminosos por lo que su transporte resulta un problema y por ende es un residuo que puede colapsar la recolección municipal por lo que muchas veces no se dispone correctamente. Puede quedar expuesto en el ambiente indefinidamente contaminando suelo y agua, y llegando a la cadena alimenticia. Su bajo valor en el mercado del reciclaje hace que su gestión para recuperación sea poco sustentable económicamente.

PuntoVerde-Tandil se propuso establecer un sistema de reciclaje de embalajes de EPS dando solución al problema medioambiental que puede ocasionar su mala gestión post consumo. Avanzaron en la construcción de diversos prototipos de máquina trituradora de embalajes de EPS que sirve para obtener bolitas de EPS recuperadas.

Actualmente la mencionada ONG gestiona el telgopor que llega a los Puntos Limpios Municipales, bajo convenio firmado con el Municipio de Tandil, clasificando el telgopor recibido, el troceado manual de embalajes, y la alimentación de una máquina trituradora con la cual se obtienen bolitas o EPS-pellets, los cuales tienen varias posibilidades de uso en el sector de la construcción y en el sector de muebles y decoración.

En el sector de la construcción, las bolitas de telgopor pueden sustituir a un árido como la arena, el cual es un recurso no renovable, para realizar hormigón liviano que puede utilizarse para realizar contrapisos y objetos cementicios como cámaras de inspección, etc.

El hormigón resultante además de ser más liviano posee propiedades de aislación térmica lo cual lo hace adecuado para la fabricación de ladrillos.

Con motivo de dar a conocer al mercado local el uso de las bolitas de telgopor recuperado en la construcción, la ONG PuntoVerde Tandil y el Punto Limpio estación Oeste llevaron adelante, el sábado pasado, una jornada de demostración, donde se realizó hormigón liviano para rellenar el contrapiso de la entrada al establecimiento así como para la elaboración de ladrillos.

Por otra parte, en el sector decoración y muebles, las bolitas de telgopor recuperado pueden utilizarse para relleno de almohadones y pufs. Además de ofrecer las bolitas, la ONG se dedica a coser y rellenar el interior de almohadones de diferentes formas y tamaños ofreciéndolos a través de las redes sociales para poder sustentar económicamente el sistema de reciclaje de telgopor.

Debido a que la recepción del residuo es continua, se hace muy difícil procesar con los recursos actuales el gran volumen recibido en los tres Puntos Limpios Municipales. Dado que la ONG prioriza el compromiso de reciclar este residuo evitando de cualquier forma su traslado al relleno sanitario, emplea diferentes estrategias como venta de bolitas y productos derivados, así como entrega de embalajes sin procesar a recicladores de CABA/AMBA.

Gracias a la empresa ferroviaria Ferrosur se procedió al envío de vagones sin costo por medio del ferrocarril a CABA.

Las ventas locales no alcanzan a cubrir los costos de procesamiento por lo cual la ONG comenzará a solicitar colaboración económica de grandes generadores como los comercios de venta de electrodomésticos para que apadrinen el sistema de reciclaje como parte de sus acciones de Responsabilidad Social Empresaria.

Se hace hincapié en la necesidad de entregar LIMPIOS los residuos de telgopor, así como separado de otros residuos como envoltorios plásticos o papel.

Una de las necesidades fundamentales son los bolsones (tanto los de obra como los bolsones cerrados de cereales) ya que se necesitan continuamente para acomodar el telgopor recibido y para envasar las bolitas respectivamente. Se solicita a todos aquellos que posean bolsones a entregarlos en el Punto Limpio estación Oeste (Lunghi 1950).

"LA GENTE ENSEGUIDA QUIERE COLABORAR"

María José Abásolo, representante de la ONG PuntoVerde, explicó que la actividad consistió en "una demostración de cómo hacer una mezcla cementicia liviana, usando el telgopor, que sustituye en parte, a la arena que se utiliza habitualmente. Una mezcla tradicional lleva una parte de de cemento y cinco de arena. Nosotros reemplazamos tres partes de arena, por tres de telgopor. Es decir, que la mezcla se realiza con una parte de cemento, dos de arena o polvo de piedra y tres de bolitas de telgopor y se obtiene el volumen que incorporamos de telgopor. O sea, con un metro cúbico de telgopor, se hacen diez metros cuadrados de contrapiso de diez centímetros de espesor".

"La arena, el polvo de piedra, son recursos no renovables y los estamos sustituyendo, en parte, por basura recuperada, por un residuo que se puede reciclar", detalló.

"Nosotros gestionamos el telgopor y además de rellenar almohadones y pufs, también se puede generar cualquier objeto cementicio, incluso ladrillos. Hasta nos han comprado telgopor para hacer bancos, mesas, etc.".

Abásolo sostuvo que "la gente está más consciente sobre estas acciones y cuando se entera, enseguida quiere colaborar. Pasa con cualquiera de los residuos que tienen un uso para reciclar. En el caso puntual del telgopor, pedimos que venga limpio".

"RECIBIMOS UNA TONELADA DIARIA DE VIDRIO"

El Director de Medio Ambiente del Municipio, Héctor Creparula, explicó que "el vidrio es el material que más llega a los Puntos Limpios. Estimamos que entre los tres, estamos recibiendo una tonelada diaria. Hasta ahora no hemos encontrado una segunda opción y la misma ONG PuntoVerde es la que se encarga de la gestión del vidrio, que se muele, se rompe y se manda a Buenos Aires".

"Otros materiales que llegan mucho son los plásticos de envases, que se envían al Taller Protegido; y el cartón y el papel, que tenemos un convenio con Ciane. Son de los más voluminosos", agregó.

También hizo referencia a los residuos electrónicos y eléctricos, "para los que trabajamos en red con la Facultad de Ciencias Exactas y Escuelas Técnicas en el recupero. Y también con Desarrollo Social, vislumbrando la posibilidad de generar empleo constante".

El funcionario destacó que se está trabajando "en los plásticos de electrónicos y la posibilidad de utilizarlos en material de construcción. En eso estamos con el Instituto de Física de los Materiales de Exactas".

Además, recordó que "la chatarra, latas, hojalatas, etc., van a la Cooperativa de Recicladores, que tiene su espacio en calle Yrigoyen. Es decir, que cada material tiene su destino".

"Estamos abiertos a recibir nuevos materiales, en la medida que pueda tener un uso siguiente. Lo que buscamos es generar una cadena de economía circular, que tiene que ver con devolver algunos materiales que podrían tener segundo uso, pero que se tiran en el relleno sanitario, por no poner un poco de cariño en el medio, nada más que por eso", reflexionó finalmente.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UNA COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.

Últimas noticias

La crisis deja más tandilenses en la calle

La crisis deja más tandilenses en la calle

Despidos y suspensiones en la planta "Loimar" Base Aérea: analizan paro