03/12/2019

Locales VOLVER

Hombre no vidente se manifestó en el Municipio reclamando un puesto de trabajo

Justamente este martes, que se conmemoraba el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, un hombre de 49 años, ciego, se presentó en horas de la mañana en el Palacio Municipal, con una pancarta en la que se dirigía al Intendente, reclamando trabajo y que se cumpla lo que marca la Ley 23478, sobre que un 4% de la planta de trabajadores debe ser ocupado por personas con discapacidad.

A los pocos minutos que Carlos Martín Pereyra arribó al Municipio, reclamando ser recibido por el Intendente, fue rodeado por efectivos policiales que le impidieron llegar al despacho y procuraron sacarlo del Palacio.

Pereyra, quien quedó ciego hace seis años, contó que desde 2015 no consigue trabajo y afirmó que "desde que llegaron Vidal y Macri, los programas de inclusión de personas con discapacidad que funcionaban cuando estaba el compañero Scioli, se dieron por tierra. En todo este tiempo yo no he conseguido trabajo y de pobre, pasé a indigente".

En el cartel que lo acompañaba en la protesta, el hombre se manifestó hacia Lunghi, a quien le cuestionó "16 años de discriminación y exclusión. Tome conciencia y una decisión política. Cumpla la ley del 4 % (en relación a la ley 23478 de Discapacidad)".

"Trabajo: calidad de vida y dignidad. Viva la Patria. Vamos Alberto y Cristina", expresó en otro párrafo, de la misma pancarta.

Luego, denunció que fue agredido por los efectivos policiales que lo rodearon. "Vine a pedir trabajo y lo único que conseguí es que venga la policía a pegarme".

En esas circunstancias y ante lo llamativo de los gritos del hombre que estaba reclamando, apareció el concejal Rogelio Iparrguirre, quien se comunicó telefónicamente con el Subsecretario de Desarrollo Social, Pablo Civalleri, quien a su vez afirmó que atendería a Pereyra (quien además, afirmó que padece cáncer , cuyo reclamo para el área que integra el funcionario, no es nuevo ni desconocido.

En ese sentido, el hombre dijo que "la única asistencia que recibo es una ayuda para el alquiler y un miserable bolsón de comida. Tengo seis hijos y cuando me piden cosas les tengo que decir que no tengo. Estoy harto de no tener. Yo quedé ciego trabajando, no jugando a la pelota y quiero volver a trabajar", expresó.

Asimismo, se mostró poco esperanzado con la posible reunión con Civalleri, porque según aseveró, "ya me reuní 50 veces. Me va a decir lo mismo de siempre. Vamos a hablar más de lo mismo. Yo quiero trabajar".

En principio, trascendió que el funcionario lunghista se contactó con Pereyra y acordaron una reunión para hoy a las 8 de la mañana, donde se resolverá si hay posibilidades de satisfacer las necesidades laborales de este vecino y su familia, que ayer lo acompañó en su reclamo público.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UNA COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.