15/09/2020

Locales VOLVER

Iparraguirre: "Administrar la pandemia con la libreta del almacenero"

El Presidente del bloque de Concejales del Frente de Todos, Rogelio Iparraguirre, utilizó su cuenta de Facebook, para cuestionar nuevamente la decisión del gobierno local de salir del sistema de fases y establecer un nuevo criterio, definido por los colores de un semáforo.

"Se salió del sistema de Fases en función de un argumento que en líneas generales resultaba interesante. Las razones fueron las siguientes: Con el sistema de Fases nos regimos por un solo indicador que son la cantidad de casos activos acumulados durante los últimos diez días (crecimiento de la curva y cantidad de habitantes). Pues bien, el municipio de Tandil sostiene que ese es un criterio muy estrecho y rígido y que es necesario considerar otras variables para hacerlo de manera más inteligente y eficiente. Esas variables nuevas a considerar son (además de la cantidad de casos activos) la ocupación de camas de internación en sala general, la ocupación de unidades de terapia intensiva, la disponibilidad del personal sanitario y la tecnología disponible. Sin dudas es interesante. Pero no es menos cierto que para llevarlo a cabo de manera real se debía contar con un equipo de trabajo serio que contase en tiempo real con todos los datos necesarios de cada una de las variables y sobre todo con una gran independencia del poder político local en función de garantizar que sus criterios fueran absolutamente científicos", expresó el concejal opositor.

Y continuó: "Ahora bien ¿Con qué números se ponderan y combinan esas cinco variables? ¿Cuáles son los valores cuantificables y medibles que hacen que cada estadio del "semáforo" sea mutuamente excluyente del otro?".

"La epidemiología es dentro de las Ciencias Médicas tal vez la que mayor combinación establece entre las llamadas ciencias 'blandas' (Ciencias Sociales, por ejemplo) y las ciencias 'duras' (las matemáticas, por ejemplo), pero a la hora de establecer el estudio de la distribución y los determinantes de eventos sanitarios en particular (un virus y su propagación) relacionados con la salud y la aplicación de esos estudios al control de enfermedades, lo cuantificable y lo medible resulta clave y absolutamente imprescindible. Los conceptos teóricos tienen que poder operacionalizarse y la manera de hacerlo es con indicadores. Si no se pueden construir los indicadores respecto del porcentaje de camas ocupadas, del porcentaje de personal sanitario afectado, etc. entonces no deja de ser un mero concepto teórico, no se hace realidad. La variable pasa de teórica a empírica cuando hay un indicador que permite construir evidencia y tomar decisiones. Si esto no sucede es un constructo teórico bien intencionado pero carente de correlato en la realidad. De tal modo es absolutamente posible llegar a la conclusión de que se está administrando la pandemia en nuestra ciudad con la libreta del almacenero. Al dejarlo librado a la discrecionalidad de la autoridad política ya no importa si se incorporan cinco o veinte variables pues al no hacerlas medibles y cuantificables se tornan vacías de sentido", cuestionó.

"PAPEL PINTADO"

Iparraguirre analizó luego que "el común de los tandilenses de a pie deberían tener la posibilidad de conocer -en función de la evolución del coronavirus en la ciudad- en base a cuáles indicadores pasaríamos de un estadio al otro. Esto no sólo es vital porque hace a la transparencia en el manejo de la información y los datos en un momento donde la comunicación resulta crucial para construir un compromiso ciudadano sólido sino también porque permitiría anticiparse y darle previsibilidad al sistema".

"¿Qué es lo que ocurre en realidad? Que no dotaron a los colores del 'semáforo' de ningún indicador medible y cuantificable y por ende esos estadios son papel pintado. No haberle puesto número a esas variables no es un olvido, sino una decisión política y por lo tanto, arbitraria y como tal, pone en riesgo la salud de las y los tandilenses", siguió.

"Pero ¿cuál es el presente sanitario de nuestra ciudad en relación al COVID-19? Hace apenas 30 días atrás Tandil tenía 9 casos activos de coronavirus y hoy son 227, la tasa de duplicación de casos pasó de ser cada 20 días a una donde los casos se duplican cada 7 días. Otro factor que permite prever el comportamiento de la curva es el índice de positividad de los hisopados totales. Hace 20 días atrás ese índice era de 11,8%, hace 10 días de 25,9% y hoy es del 42,3%. Es decir que de cada 100 hisopados hoy, más de 40 son positivos. Si tenemos en cuenta el aumento sostenido del índice de positividad y que a la fecha se acumulan casi 300 casos pendientes, el más optimista de los pronósticos nos diría que lamentablemente tendremos al menos 100 positivos entre esos resultados pendientes y que, según todas las estadísticas del mundo, 15 de cada 100 requieren internación en sala general y 5 de cada 100 requieren de cuidados intensivos, el resultado serían 15 nuevas personas en sala general (que se suman a las 23 que hay al día de la fecha) y cinco personas en UTI (sobre las 8 que hay actualmente)", detalló en su reflexión.

Y añadió que "no es distinta la situación entre el personal sanitario de nuestra ciudad, donde lamentablemente el índice de positividad de los y las trabajadoras del sistema de salud por sobre el total está actualmente superando el 11% mientras que en el promedio provincial no llega al 6%. En una semana pasamos de 24 trabajadores y trabajadoras de la salud que habían contraído COVID a 43; un 80% de incremento de contagios entre quienes están en la primera línea poniendo el cuerpo por todos nosotros".

"En conclusión, la decisión de salirse del marco jurídico nacional y provincial de administración de la pandemia por parte del Intendente Lunghi es poco seria, carece completamente de criterios científicos y sus decisiones van en contra de los irrefutables y dolorosos datos de la realidad. Una sola cosa queda definitivamente clara: el responsable de las consecuencias tiene nombre y apellido", cerró.

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UNA COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.