07/04/2021

Mundo VOLVER

El mundo asiste a un nuevo rebrote de Covid y reacciona con restricciones

La Segunda, la tercera y hasta la cuarta ola de coronavirus se abaten sobre las distintas regiones del planeta provocando nuevos contagios, en algunos casos, personas que vuelven a contagiarse con otra cepa de Covid-19, y fallecimientos que ponen, en blanco sobre negro, que la población mundial está lejos de sentirse segura de estar libre de la infección.

Los casos globales de Covid-19 superaron la barrera de los 130 millones de casos mientras que los fallecidos totales desde que comenzó la pandemia ascienden a 2,84 millones de personas, de los cuales 71.000 murieron la semana pasada, según los datos recopilados por la información que envían los países a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se trata de la tercera semana que el coronavirus pone presión a los sistemas sanitarios de la mayoría de los estados que han visto, impotentes, como no se pueden detener los decesos a pesar de una  incipiente inoculación de la población de las naciones que ha mostrado la desigualdad en el acceso a las vacunas de muchos países. Situación que acaba de ser denunciada por los funcionarios de la OMS.

El 7 de abril se conmemora el Día Mundial de la Salud y el organismo rector que conduce el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus emitió un documento donde pone el acento a construir un mundo más  justo y saludable que la pandemia a puesto al descubierto como prácticamente inexistente.

La experiencia recopilada por los médicos y miembros de los  sistemas sanitarios demuestran que  "La COVID-19 ha golpeado a unas personas con más dureza que a otras de forma injusta, lo que ha exacerbado las desigualdades en materia de salud y bienestar dentro de los países y entre estos.".

El documento que se puede consultar en la página web del  organismo multilateral-https://www.who.int/es-  releva: "En los países, la enfermedad y la muerte causadas por la COVID-19 han afectado en mayor medida a los grupos que sufren discriminación, pobreza y exclusión social, y han de hacer frente a diario a unas condiciones de vida y de trabajo sumamente adversas, en particular, en las crisis humanitarias. Se estima que el año pasado entre 119 y 124 millones de personas más fueron arrastradas a la pobreza extrema a causa de la pandemia. Además, existen pruebas convincentes de que esta situación ha hecho que aumenten las diferencias entre hombres y mujeres en lo que respecta al empleo, ya que las mujeres han abandonado la población activa en mayor número que los hombres en los últimos 12 meses".

Concluye afirmando una triste realidad que golpea a la infancia: "Esas desigualdades en las condiciones de vida de la población, los servicios de salud y el acceso al poder, el dinero y los recursos vienen de largo. A resultas de ello, las tasas de mortalidad de los niños menores de 5 años de las familias más pobres duplican las de los niños de las familias más ricas. La esperanza de vida de la población de los países de ingresos bajos es 16 años inferior a la de la población de los países de ingresos altos".

Para finalizar con una sentencia que puede servir de explicación a la actual explosión de casos en América del Sur: "La pandemia de COVID-19 se ha propagado favorecida por las desigualdades de nuestras sociedades y las deficiencias de nuestros sistemas de salud".

COMPARTE TU OPINION | DEJANOS UNA COMENTARIO

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.